Seguidores

martes, 13 de abril de 2010

DE PELUQUERÍAS


Esta mañana escribía un comentario en relación a este tema de las peluquerías y lo mal que me llevo con ellas. Yo pagaría por no ir a una peluquería. Lo evito todo lo posible. Si cuando a los niños les da tanto miedo ir a la peluquería por algo será.

Y por supuesto mi animadversión hacia ellas, está basada en hechos reales. No recuerdo ni una sola vez que haya acudido a una y haya salido satisfecha con el resultado. Además qué narices le pasa a los peluqueros/as que siempre hacen lo contrario a lo que les pides? A mi normalmente me cuesta tomar la decisión de cortarme el pelo, casi siempre lo he llevado largo, se maneja mejor así y es más cómodo. Pues bien, cuando no tengo pensado cortármelo y voy a la peluquería por cualquier otra razón, intentan convencerme y hasta obligarme para que me lo corte, a veces he sucumbido y al llegar a casa, me he dado caramonazos contra las paredes y por supuesto mi madre ayudando: "pues anda te han dejado peor que ibas, a ti no te pega ese tipo de cortes"....

Cuando por fin decido que me hace falta un corte el o la profesional del pelo, en cuestión, me quita la idea de la cabeza, que si con el largo tan bonito, que con la cantidad de pelo que tengo al cortarlo pareceré la Duquesa de Alba....y claro con esos argumentos de especialista me convence y termino pareciéndome a la Pantoja con melena XXL. Y en el tema mechas, tintes y demás mejor ni entro, me acosan para que me ponga mechas, yo que jamás he cambiado el color de mi pelo y además, qué llevará eso que lo envuelven ahora en papel albal como los filetes para congelarlos.

Luego está la terrible y decisiva pregunta, "cómo quieres que te peine?" A lo que yo siempre respondo, pues: "yo que sé, normalita, ondulado como esa de la revista". Ja! o no ven bien o es que no tienen ni idea de peinar, por qué nos dan revistas de peinados para que las ojeemos, nos hagamos ilusiones de pensar que saldremos estilo Penélope Cruz y luego salgas con la melena estilo lametón de vaca?

Pero eso no es nada, mi peor experiencia en el terreno peluquería, fue aquella vez que planeé con una amiga un viaje a Madrid, en plan: "Vamos a quemar Madrid" y claro la frase acabó volviéndose contra mí. Mi amiga me convenció para que fuéramos muy monas, y claro decidí peinarme un poquito, al menos que le dieran forma a aquel flequillo raro que tenía por entonces. Así que me presenté el día de antes del viaje en la pelu, que por cierto estaba abarrotada para variar (otra cosa que odio de esos lugares, las largaaaaassss esperas, entre olores a amoniaco y pelos tirados por los suelos) Como yo tenía prisa y no quería esperar me puse en manos de la chica nueva que acaba de entrar a trabajar en el establecimiento, yo pensé (ingenua de mí) total si es sólo lavar y peinarme. Nada más sentarme en el lavacabezas todo empezó a torcerse de igual modo que la toalla mal colocada que me puso la chica y gracias a lo cual acabé con cuello y espalda empapados, además de llenarme las orejas de espuma y perder la audición por momentos. Por fin termina la sesión de agua y me lleva a la silla "eléctrica". Y claro me pregunta cómo quiero peinarme y yo pensé, "si claro como que tu vas a hacerme lo que yo quiera", aún así lo intenté: "nada de liso, así onduladito y dar un poco de forma al flequillo". (Debí haber salido de alli con el pelo mojado, aún estaba a tiempo...)

La novata se puso manos a la obra y en sus comienzos parecía hasta dominar la técnica, excepto por dos o tres tirones de pelo de los que casi hacen que vuelque la silla, pero llegó el momento decisivo: El Flequillo, la chica retorcía sus manos, me enredaba con el cable del secador y nada, que no conseguía la forma deseada, así que decidió dar toda la potencia al secador y así poder peinarlo. Pero en ésto que en un descuido apoya el aparato en mi frente: AYYY!!!! y ella del susto al oirme gritar tira el secador al suelo, y yo : "jo! que me has quemado", y ella: "no que va! solo lo tienes un un poco rojo".

Bueno aguanté hasta que la pirómana esa terminó su obra maestra, pero la quemazón de la frente no sólo no cesaba, sino que iba en aumento. Cuando llegué esa noche a casa, el dolor era insoportable, ya empezaba a verse una pompa en el lado derecho de mi frente. Y al día siguiente a primera hora, el viaje. Llamé a mi amiga: "S., to me pasa a mi!! tengo una pompa en la frente que crece a una velocidad de espanto". Ella intentó tranquilizarme, y me dijo que no me preocupara que seguro al día siguiente la tenía mejor. Pero lo cierto es que cuando me reuní con ella para emprender el viaje su cara era de espanto :O.

Así que mi viaje fue todo un horror, me dolía, me escocía, nada más llegar andamos como desesperadas buscando una farmacia donde comprar algo que me aliviara, y para colmo luego cuando salíamos, fuéramos dónde fuéramos todo el mundo me preguntaba que qué me había pasado y lo peor era contarles la verdad, se partían de la risa, no sé si por lo estúpido de la situación, por mi forma de contarlo o yo que sé.
En fin, Madrid no lo quemamos, que para quemada ya estaba yo :(

Por cierto a la vuelta fui a la peluquería para enseñarles los restos de mi quemadura y pedirles que tuviesen más cuidado y no volví a ir allí. Y al menos no quedó marca gracias a unos potingues que me eché. Y a propósito también, no sé qué pasa, pero siempre que voy a Madrid me sucede algo, porque la vez del dolor de muelas........

22 comentarios:

  1. De entrada.
    Hay una crema que siempre debe esta en las casas para las quemaduras. Su nombre es AVRIL.

    Vay, vaya.¿ Eras aquella chica a la que vimos por aquí y nos reimos tanto por el mal corte de pelo que llevaba?

    Cuando vengas a Madrid, chulapa mía...No vayas a la pelu que no se fija nadie.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Aqui: jajajaja gracias por la recomendación, no lo olvidaré.

    Si fuera el corte de pelo nada más, mi cara de pena mezclada con dolor, la pupa descomunal en la frente, por cierto en el lado opuesto al flequillo para que se viera bien...asi que no me extraña que os diera la risa, a veces, me la daba hasta a mi ;)

    Entiende que íbamos a la capital jajaja, habia que causar buena impresión jajaja

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo soy peluquera... xDDDDDDD aunque no ejerzo desde hace años porqué mis muñecas me lo impiden.

    Los tirones y quemaduras son normales cuando estás en la academia pero cuando estás en un salón se supone que la nueva no debe hacer esas cosas! A mí mientras estudiaba me pasó de todo, es normal por ser novata pero luego controlas! Te tocó una joyita jajajajaja

    Y no te preocupes, que a mí también me pasan cosas cuando voy a Madrid, y no sé porqué...

    ResponderEliminar
  4. Jo T. : ups! ya sabes que siempre se generaliza y todas esas cosas....:D

    Claro, yo más que nada le recriminaría al encargado que si la chica no estaba preparada aún, pues que no le-me hiciera pasar ese mal rato.

    Por otro lado, es que yo nunca he sido de ir de peluquerías, me gusta un pelo natural, ni recogidos raros ni cosas de esas ;)

    Uy, a ver si lo de Madrid va a ser entonces algo generalizado

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Quédate con lo bueno: alguien te agradecería que la novata se ejercitara contigo: la siguiente clienta, seguro que no sufrió tales calamidades. Quién sabe si ahora la moza es una top ten del pienado español (y todo gracias a ti).
    Me encanta ir a cortarme el pelo y que me laven la cabeza, ese masajito aisssss!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Sese: jajajaja, jajajaja mira no debería reirme, pero....De manera que yo pude servir de conejillo de indias? No, si no me extraña jajaja

    Claro! como que yo creo que con los hombres ponen más esmero, con masajito y tó.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Yo antes de estudiar enfermería he trabajado de esteticista muchos años. Hay de todo, profesionales no tan profesionales y clientes con mucha imaginación.
    Yo tenía una clienta que quería que le depilase las cejas como las de Angelina Jolie...se puede hacer..pero en el caso de ella...NO TENIA PELOS EN LAS CEJAS! pero ella estaba muy empeñada y se enfadaba cuando le hacía entender educadamente que era un trabajo muy complicado!
    Pues de esas anécdotas tengo mil...ya haré un post! :) Jo T. seguro que tiene otras mil más.

    ResponderEliminar
  8. L: Claro, se entiende que hay de todo, lo innegable en mi caso es que me quemó y por cierto no me pidió siquiera disculpas.

    Yo en sitios de esos no pido milagros (jajaja lo de Angelina me ha matado), sino todo lo contrario. Que me dejen normal, no pido grandes cosas. Y desde luego no soporto a esas/os clientes tiquismiquis, que piden imposibles e inconformistas con todo.

    Pero de veras, no me hacen caso mis peluqueras :(

    ResponderEliminar
  9. Ahí haciendo amigos con el gremio de peluqueros/as jejej.

    Un saludete

    ResponderEliminar
  10. Eso si que es toda una experiencia en la peluquería ... mejor yo prefiero no vivir ese tipo de experiencias.

    un saludo

    ResponderEliminar
  11. yo soy profesora de estetica y peluqueria entre otras cosas y la verdad esque te entiendo, aunque evidentemente como dice mi amiga L hay clientes con mucha imaginacion y demasiado exigentes......tambien hay novatas con muy pocas luces, aunque la verdad esque esa novata no se donde habria estudiado porque mis alumnas de la cantidad de practicas que hacen en la academia salen mas que preparadas para currar y esa estaba un poco verde..........dan trabajo a cualquiera ya.
    PD: por mucho menos he visto poner hojas de reclamaciones en la academia.

    ResponderEliminar
  12. Si es lo que parece14 abril, 2010

    Jauroles: pues anda que el día que hable de los conductores de autobús...jajajaja.

    Por cierto, que tengo una familiar peluquera, y hay de todo, como en todoas las porfesiones

    ResponderEliminar
  13. Kobal: igual tu tienes más suerte, además, algún día tendrás que ir , no? ;)

    ResponderEliminar
  14. Kitty: es que lo peor, es que de academia nada, es una peluqueria de esas de renombre, que te cobran algo más que el resto. A la que mi madre ha ido durante mucho tiempo y estaba muy contenta con el trato, pero como ya he dicho ni disculpas me pidieron. Y aún aconsejado por muchos, ni puse hoja de reclamación ni nada.

    Soy consciente de que son cosas que pasan, lo que no entendí fue la reacción y encima me cobraron igual ;)

    También entiendo por supuesto, que en este tipo de profesión tratáis a todo tipo de gente, las delicadas, las exigentes, las pesadas, las maniáticas, y eso debe ser agotador y desesperante. Yo me ponía en vuestras manos sin rechistar, ea! por compensar :)

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Creo que yo tengo mas suerte.Ademas , no hago experimentos , me corto el pelo en el mismo sitio desde hace años. Así no arriesgo :)

    ResponderEliminar
  16. Pufff, pues yo piso las peluquerías sólo para darme alguna mecha, porque tintes, cortes peinados... toito me lo hago yo solita y... suelo quedar más contenta que cuando salgo de la pelu!
    bssss

    ResponderEliminar
  17. Kobal: yo también hasta aquel día ;) Ahora cunado voy lo hago a la de una amiga...por ahora va bien...cruzaré los dedos jejeje

    ResponderEliminar
  18. Lana:jo qué suerte saber cortarse una misma y todo y desde luego si no quedas satisfecha al menos tampoco tienes la sensación de haber tirado el dinero, pero tampoco puedes reclamar a nadie :D

    Yo excepto peinarme (y nada muy elaborado) nada más.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Hay por lo mismo que cuentas yo ahora me corto el pelo con un hombre, y cuando me tengo que peinar por alguna ocasión especial también acudo a el, o si simplemente aplico mi paciencia y mis ganas, y lo hago yo, tengo algunos aparatos que sirven algunas cremas por que una vez que fui por cortarme las puntas quemadas, solo las puntas!!!, termine con mi pelo a los hombros tipo melena, después de tenerlo hasta las caderas... quise matar a esa peluquera cabrona... jajaja
    Un abrazo y como consejo hay que aprender uno misma hacerse peluquera de uno misma

    un abrazo cálido

    ResponderEliminar
  20. Si es lo que parece15 abril, 2010

    Lorena: jajaja, es que el concepto puntas, por lo visto varía mucho de unos a otros ;)

    Hay de todo, supongo que se trata de tener suerte y atinar, dando con el o la peluquera que entienda lo que pedimos (siempre que no seamos muy enrevesados) y sean fieles a nuestro estilo. En mi caso es que se empeñan en hacerme mas cosas de las que yo pido, dicen que mi pelo tiene muchas posibilidades :) y yo me conformo con tenerlo limpito y más o menos peinado :D

    Otro abrazo igualito para tí

    ResponderEliminar
  21. Pobre.
    Otro capítulo peluqueril son las propinas que se dan a las peluqueras como a escondidas de las otras chicas, a mi me pone de los nervios.

    ResponderEliminar
  22. Anonimo: menos mal que ya lo superé..jejeje.

    Ah y sí que es cierto eso de las propinas, lo he visto alguna que otra vez y me pone de los nervios.

    Saludos y gracias por comentar

    ResponderEliminar