Seguidores

miércoles, 24 de marzo de 2010

MIS RAREZAS

Siguiendo la invitación de L. la blogger, en su post el que se nos habla de sus pequeñas manías, he reunido la valentía suficiente y voy a dejar aquí, por escrito y para la posteridad, unas cuantas de mis rarezas o manías. Dejaré constancia de las más light y de las que yo misma reconozco tener, porque seguramente poseo otras tantas de las que ni yo misma soy consciente que tenga.

Allá vamos, pero a pesar de todo, soy muy divertida, y muy amiga de mis amigos y.....jajajaja

- Desayuno, echo primero el café en la taza siempre de cerámica después añado la leche hirviendo (debe hervir siempre) y dejo un pequeño espacio para la leche fría (es que si no me achicharro) antes de echar la leche la cuelo aún siendo desnatada y pobre de mí como no encuentre el colador. Después una pastillita de sacarina y si por casualidad caen dos, ya no me tomo el café (demasiado dulce) Entederéis lo difícil que se hace para mí tomar un café en la calle o en otro sitio...;)

- Los yogures no me gusta removerlos, me gustan a "trozos" tal cual sale del frigo.

- Las bebidas o muy frías o muy calientes, no soporto nada templado.

- No puedo dormir con una puerta del armario abierta

- Duermo en el lado de la cama que más alejado esté de la puerta del dormitorio (no tengo ni idea de por qué)

- Hasta que no estoy boca abajo y con la almohada tocando mi cabeza no me quedo dormida.

- Si paso cerca de un cajón entreabierto me paro a cerrarlo, me da rabia verlo medio cerrar

- Me gusta llevar las uñas muy cortas, tanto que remato con un corta-uñas. (creo que esto tiene su explicación, cuando era Seño de Infantil, nos pedían-exigían que las llevásemos muy cortas y desde entonces...)

- Cuando me siento observada o me graban en vídeo (bodas y similar) me toco continuamente o la cara o el pelo, pero no arreglándomelo, al revés, acabo con pelos de loca.

- Si voy a salir de viaje o tengo una celebración a la que acudir, la semana previa estoy preparando la ropa y las cosas que me voy a llevar, para que el día de antes cambie de opinión y busque a toda prisa algo distinto.

- El periódico lo leo empezando por el final.

- Cuando me ducho que prefiero hacerlo siempre de noche, lo último que hago es lavarme el pelo

- Tengo alguna coletilla al hablar, y gracias a Dios no es: "me entiendes?", suelo decir: "sabes una cosa?". Pero ya estoy en tratamiento y lo voy dejando poco a poco

- No soporto que en un autobús, metro o en un sitio en el que haya mucha gente me empujen o me aparten para poder pasar (aunque sea educadamente), arggg, que me lo digan y me hago a un lado. Me da mucha rabia

Bueno creo que no me dejo muchas más, que según me iba acordando, pensaba que eran demasiadas, pero menos mal que ninguna es muy molesta (o...sí, para el que esté cerca mía). Pero al fin y al cabo, pienso que todas estas cosas unidas al resto nos hacen un poco únicos, un poco especiales, diferentes...

20 comentarios:

  1. No son nada molestas , por lo menos según yo lo veo. Alguna que otra compartimos ;)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Kobal: me alegra saberlo(que no parecen molestas)

    ummm compartimos alguna? no se me ocurre cuál puede ser, porque si se trata de mi ritual con el café, me dejas helada :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Lo del café es casi imperdonable. Te deja sin la posibilidad de disfrutar de los cafés del Hope.

    ¿Hasta que no estas boca abajo? Entiendo que no te duermas cuando estas mirando al techo, pero espero que no siempre te duermas cuando estas con la cara en la almohada.

    ResponderEliminar
  4. Pues mira yo la del café no la comparto... pero... la del cajón, el periódico, las uñas... si... mas la de libros y cuadros perfectamente alineados... el orden y limpieza... y no sigo... que me pongo colorao....

    ResponderEliminar
  5. Jorge: busco alternativas así que, si en el Hope no me puedo tomar un café, pues entonces un te con canela y un poquito de leche ;)

    Jajajaja, es que es difícil de explicar, no es la cara la que toca la almohada sino mi cabeza, la pongo entre el cabecero y yo, como de tope...si, ya, raro raro.

    ResponderEliminar
  6. Luis: no si aquí el que más o el que menos....jajaja. A mi no me gusta tampoco el desorden al menos a la vista, porque si abro algunos cajones...me llego a asustar del lío que hay dentro (ahora si que me pongo yo roja)

    ResponderEliminar
  7. Ja ja ja que gracia me hace lo de la puerta del armario! es que somos de nuestra madre y de nuestro padre!!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  8. Nunca me passou pela cabeça fazer um rol das coisas estranhas que faço ou penso...

    ...talvez porque seria preciso um livro do tamanho da lista telefónica!
    rsrsrs

    Beijo,
    António

    ResponderEliminar
  9. L: y si se me cae toda la ropa encima a mitad de la noche y me da un susto de muerte? jajajaja. No sé una mania mu tonta ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Antonio: jajajaja creo que exageras....aunque si incluimos también pensamientos raros y/o maniáticos, escribiríamos más de uno una enciclopedia jajaja

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¿Rarezas?
    No tengo ninguna rareza. Los raros son los demás, los que ven en mí cosas raras. Personalmente me veo fantástica y maravillosa en todos los sentidos. ¡faltaba más! ja...

    ResponderEliminar
  12. Aqui: ole y ole, jajajaja. Dí que sí!. Es que la gente le gusta más criticar y sacar faltas....

    ResponderEliminar
  13. Curiosa la del café, en mi caso cuando tomo un café con leche tengo un ritual con los sobres del azúcar, abro el azucar y meto el trozo resultante de abrirlo en el otro fragmento, hago una bolita y abro el segundo, meto la bolita del primer azúcar y el trozo resultante de abrir este segundo sobre en el segundo sobre y hago de todo una bola. Alguna vez he pensado hablar de mis manías pero no acabo de decidirme ante la posibilidad que me llamen loco, jeje. De tus rarezas he alucinado eso de dormir en el lado más alejado de la puerta, curiosa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Sese: he de confesarte que he tenido que leer un par de veces lo tuyo con los sobres del azúcar para poder entenderlo jajaja. Y no te preocupes, yo creo que en el fondo todos estamos un poco locos :)

    Lo de la puerta,....es que ni yo le encuentro sentido jajaja

    ResponderEliminar
  15. lo del transporte publico me pone de mala uva en España, aquí en Londres la gente es más "educada" te dicen que te apartes pero con tal tono que más de una vez les daria con el bolso.

    ResponderEliminar
  16. Que buenas tus curiosidades, nos permiten conocerte un poquito a través de la pantalla.

    Yo al contrario de ti duermo con mi almohada en mi cara,y mirando el techo.

    Y n son para nada desagradables tus rarezas :)

    un aabrazo

    ResponderEliminar
  17. Estoy de acuerdo con lo de los cajones, y puertas y esque los armarios se inventaron para guardar cosas asique tienen que estar cerrados......, a mi me da mal rollo ver las sombras que crean el suelo cuando estan abiertas.....
    Quien sera el proximo en escribir sus manias, mi querida L , está creando escuela. besossss!!!!

    ResponderEliminar
  18. Jo T: uff pues entonces no sé que es peor :) el empujón o el mal tono? Solución, no coger el transporte público cuando esté abarrotao.

    ResponderEliminar
  19. Lorena: jajaja, la almohada en la cara?? y cómo respiras?

    Bueno al menos veo que no parezco un bicho raro con mis manías ;)

    Otro abrazo para ti

    ResponderEliminar
  20. Kitty: claro, ves me alegra que pienses como yo, para qué tienen puertas los armarios? para cerrarlos, qué hace un cajón semi-abierto? aparte de dar coraje, mostrar el desorden (en mi caso) jejeje

    Ummm, sí, a quién le toca ahora?

    Besos

    ResponderEliminar