Seguidores

jueves, 11 de febrero de 2010

EL TRIÁNGULO

La Engañada (*Encontró una nota de amor en el bolsillo de la chaqueta de él)
- Cómo ha podido hacerlo?
- Estará enamorado de ella?
- Me lo dirá él, me lo confesará arrepentido?
- Le quiero tanto, seguramente le perdonaré

El Infiel (*Él no sabía que tenía una nota de amor en el bolsillo de su chaqueta y que su mujer la había encontrado)
- Cómo he podido hacerlo?
- Es sólo sexo
- No le diré nada, quizá nunca se entere
- No creo que ella me lo perdonase jamás

La Otra (*Metió la nota de amor en el bolsillo de él, pero no le dijo nada...)
- Sabía que él lo haría
- Está enamorado de mí
- O se lo dice él o se lo digo yo
- Yo si fuera ella, nunca lo perdonaría


Tres enfoques muy distintos dependiendo del papel que le toque a cada uno representar en este triángulo...Haría bien la mujer perdonándolo?, es acertado que él no le diga nada?, es conveniente que la tercera persona intervenga?... Uff es tan complicado, uno/a no sabe cómo reaccionaría hasta que no se encuentra en esta difícil situación, porque las decisiones a tomar dependen de tantos factores, sentimientos, circunstancias.....

19 comentarios:

  1. A mí me tocó representar el papel de engañada y como siempre pensé, fuí incapaz de perdonar/olvidar

    ResponderEliminar
  2. No me gusta que ponga la nota y actue sin acuerdo con su amante.

    La infidelidad sexual no es la mas grave.
    Pero ella lo sabe y el no va a decir nada (puede sospechar que hay infedilidad emocional).

    Si te arrepientes despues y no es importante; quizas lo mejor es no decir nada (¿Para que hacer sufrir?).

    ¿Mentira? ¿Le decimos a nuestra hermana que su hijo es feisimo? ¿A la vecina que el vestido le sienta pal culo?

    No hace falta decir lo que hara daño gratuito.

    pd: No defiendo para nada la actitud de tener un lio cuando estas emparejado.

    ResponderEliminar
  3. Es un tema delicado y cada persona actua como cree que debe actuar.
    Si pasas por el blog "La crisalida del tiempo" o pinchas en el mío donde ponga Pau. Leeras cosas que te sorprenderán mucho y que él ve normal.

    Lo peor en estos casos es la tercera persona. Es - creo- la que quiere hacer más daño Y a la que nunca se le debe hacer caso, sea hombre o mujer.

    Es probable que todo sea educacional, no lo sé.
    En un momento dado puede surgir un sentimiento espacial que dure un momento. No lo sé.

    Llevo mucho años viviendo con la misma persona
    ¿ha sucedido algo así? no tengo ni idea.
    si hubiera sucedido ¿ Cómo habría reaccionado? posiblemente de la misma forma que tú. ¿Razones? haber dejado que la otra persona me dañara o me rozara lo más mínimo.
    Te puedo contar mi propia experiencia al respecto.

    Me enamoré o me "enamoré" no lo sé muy bien. Me hubiese gustado estar con él aunque hubiese sido una sola vez. No pudo ser por circunstancias ajenas a los dos. De lo que sentí, no me siento culpable, ni me sentiré culpable. Estoy VIVA y mi corazón late por libre. No puedo ni quiero mandar en mi corazón.

    Él, (el del sentimiento)desapareció sin un adios, sin una palabra amable, por lo que me di cuenta que el sentimiento era solamente de mi parte. Durante unos días me dolió.

    Te aseguro que ese sentimiento que tuve, nada tiene que ver con el siento por mi pareji.Nos queremos muchísimo y nos divertimos en todos los aspectos.
    Tengo medio siglo de vida y es probable qu muchas cosas me las plantee de forma diferente.

    SiEsLo ¿Que hace que te cuente confidencias cuando no es mi forma de actuar?
    Si tomaste o no la decisión correcta, es tu corazón el que lo sabe y a ese corazón personalmente creo, que hay que hacerle caso.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. que compleja la situación,son diferentes actores en diferentes shows, la engañada no debería perdonar, el engañador debería confesarlo, y la amante no debería interferir,..
    ese es mi simple parecer, en cualquier escenario es complicado tomar alguna desición pero siempre existen por que, que generan una situación distinta.....

    cariños

    ResponderEliminar
  5. Jorge: creo que la amante lo hizo con un poquito de mala intención. Si él se arrepiente y verdaderamente piensa que no volvería a hacerlo, le ahorra un gran sufrimiento a su pareja no contándoselo. Pero en esta vida tarde o temprano te acabas enterando de todo.

    Es que creo cuando estás enamorado de alguien no ves a nadie más o al menos no te apetece estar con otra persona que no sea a la que amas y te corresponde

    ResponderEliminar
  6. Aquí: iré a ese blog que me nombras. Y sí sin duda es un tema muy conflictivo respecto al que hay muy diversas opiniones, basadas en las diferentes experiencias de cada uno.

    Pero sí que es cierto, que en el corazón no se manda, si fuera así cuántos sufrimientos nos ahorraríamos. Te enamoras de la persona equivocada o incluso se confunde pasión desmedida con amor y de esta confusión surgen muchos triángulos.

    Me alegro que tengas tu pareja con la que se ve te encuentras genial, eso confirma mi teoría de que todo pasa por algo (por algo mejor para nosotros)y que aquel desapareciera sin un adios, era lo mejor que te podía pasar. Por eso mismo pienso que en mi caso, que mi pareja me engañará y todo acabará, tiene su explicación, merezco algo mejor, el amor verdadero - optimista que es una ;)-

    No sé el por qué de tus confidencias, lo que sí se es que me hace sentir bien que las compartas conmigo y a su vez me animas a que yo también te/os cuente mis secretillos

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Lorena: me alegra verte de nuevo por aqui!.
    Yo le tengo especial compasión a las engañadas, conozco muchas que han perdonado y no las critico por ello, depende de sus circunstancias. Lo que no concibo, en esta mini historia que he contado, es el engaño continuado (de él en este caso) y la intromisión y mal hacer (de la tercera en discordia -la otra-)

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Primero: "la otra" no tiene excusa para actuar así. No pretendo juzgarla, pero no creo que tenga el menor derecho. En primer lugar porque sabe que sólo provocará dolor en una persona inocente (en este caso la engañada). En segundo lugar porque vulnera por completo la confianza de él. Que un infiel no tiene mucho derecho a ponerse a exigir? Bueno. Tiene el mismo derecho a exigir que la que consiente en ser la otra a exigir. Si sabes que estás compartiendo cama con alguien que a su vez tiene a alguien (y repito que no lo quiero juzgar) tienes dos opciones: o planteas tus condiciones y no cedes o bien cedes, y si lo haces has aceptado las condiciones del otro. Así que no malmetas. Has perdido el derecho a exigir nada. Rompe esa relación si ves que ya no te convence, o negocia de nuevo. No vale aceptar y luego patalear por detrás y de mala manera.

    Segundo: El infiel. La excusa del "es sólo sexo" me repatea los hígados. No es sexo lo que tiene con su pareja? O es que ya no le satisface? Pues que rompa esa relación. O que sea honesto y diga lo que hay. Me temo que muchas personas se emperran en tenerlo todo, y, es más, se creen con derecho a ello. Y no. Para que el juego sea justo todo el mundo debe conocer las reglas. La relación que él tiene con su pareja se basa en el engaño, así que no es de igual a igual. Es injusta por principio. El infiel, cuando calla, impide que la pareja elija libremente, le esconde información. No le permite ni consentir, ni perdonar, ni mandarlo al cuerno y buscar su propio camino. Es de un egoísmo atroz, o a mí me lo parece. Si, para más inri, la infidelidad es continuada, me parece una falta de respeto completa. Y una cobardía. Tampoco me sirve la excusa esa de "por no hacer daño". Ah, no. Una cara al aire podría no ser contada si uno asume el error y se hace el firme propósito de no repetirlo jamás. Ahí uno opta por salvar la relación principal y se comprende que prefiera callar para no destrozarla por un error puntual. Vale, puedo entenderlo. Sería más honesto contarlo? Seguramente, por lo que dije antes. Descubres las cartas y permites a la pareja que decida. Y asumes. Y te arriesgas a que te perdonen o te partan la cara. Pero bueno, sí puedo entender que calles si has aprendido la lección. Puede entenderse también como tragarse el error y no descargar la conciencia a costa del dolor de la pareja. Bueno. Aceptamos barco.

    Tercero: la engañada. Eso sí que no lo puedo juzgar. Nadie puede meterse a valorar si alguien puede o no perdonar. Ni a criticar si se perdona por amor, por generosidad, por miedo, por comodidad, por costumbre o lo que sea en cada caso. Yo misma no sé qué haría. Es una de esas cosas que ni quieres que pase, ni enterarte por tu cuenta ni siquiera que te lo confiesen. No es agradable en ningún caso, supongo. Siempre habrá algo que reprochar, algo que haga daño. Cada persona debe valorar. Pensar en sí misma, en lo que siente, con el corazón, con la cabeza. Y optar por aquello que más le beneficie, dicho crudamente. A veces una relación compensa un desliz. Otras no. No por eso unas son más reales o perfectas que otras. También depende del momento, las circunstancias, nuestro equilibrio en ese momento... lo que te compensa en general y lo que no, lo que de buena fe puedas ofrecer y lo que desees pedir... madre mía, qué sé yo. También de la importancia que des a las cosas. Hay gente para la que la infidelidad es imperdonable, una falta de respeto tremenda. Otros piensan que no es para tanto. Depende. Es una decisión estrictamente personal y respetable en cualquier caso.

    ResponderEliminar
  9. Desde fuera sólo podría aconsejar un par de cosas a la engañada:
    - Que piense en sí misma sobre todo y en lo que quiere (no sólo en "le quiero a él", sino en qué quiere con mayúsculas. En su vida, en su relación, en sus emociones)
    - Que se pregunte muy seriamente si, de seguir con la relación, podrá perdonar, olvidar y hacer borrón. Porque a veces "perdonamos" por razones equivocadas. Pero no perdonamos. Y reprochamos, sufrimos, desconfiamos, pegamos broncas, espiamos... (ellos y ellas, cualquiera puede caer en eso). Y tampoco es honesto. Si se perdona, se perdona. Si no se puede, no se puede, majo, se siente, adiós muy buenas. No es obligatorio perdonar. Pero si se perdona creo que no es de recibo seguir pinchando para los restos. No es justo. Conozco a gente que lo ha hecho y ni es feliz ni deja que el otro lo sea, porque a partir de ese momento al infiel no le alcanza la vida para pagar el agravio. Y no es sano.

    Madre mía, qué pedazo de rollooooo!!! Y en capítulos, encima!!! Mil perdones, Síes! Esta soy yo: la incapacitada para resumir!!! No me extrañaría que me prohibieras la entrada :S
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. La mala idea de meter la nota en el bolsillo me parece fatal. Son situaciones muy difíciles, sólo falta aderezarlas de ganas de hacer daño.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Lenka: de prohibirte la entrada nada de nada, me ha encantado leer todos esos capítulos tuyos :P. En serio para mí es enriquecedor conocer las opiniones y diferentes formas de pensar de los demás, coincido bastante con tus palabras.

    La otra normalmente acaba malmetiendo, porque no suele aguantar durante mucho tiempo siendo la otra (el orgullo les puede) y me fastidia porque cuando empiezan en este tema saben perfectamente las reglas del juego.

    El infiel, lo que más le recrimino (sea hombre o mujer) es el engaño continuado y la negación ante la evidencia (a mi me lo negó mil veces y llega a confundirte a hacerte creer que imaginas demasiado, hasta que la verdad sale a la luz)

    La engañada, perdonar y no olvidar es muy difícil, a mi una vez que me engañan han sembrado la duda y, me sería imposible, con cada tardanza, con cada gesto exraño, no pensar que ha "vuelto a las andadas". Si traicionan tu confianza es muy difícil recuperarla.

    En fin, lo dicho este es un tema bastante complicado.

    Mil gracias y no te preocupes lo de resumir tampoco se me da a mi muy bien que digamos ;)

    ResponderEliminar
  12. Bueno después del rollo que te metió Lenka;) por el cual le estoy tan agradecida, ya que me lo ha ahorrado a mí, además de las disculpas por la extensión de este, jajajajajaja. Despues de su tocho, que suscribo punto por punto, o casi. Sólo me queda decirte que
    yo, ante cualquier situación dolorosa, sólo quiero hacer una cosa, y es aquella que me haga sentir orgullosa de mí. Da igual el dolor, la rabia, y lo que sea, nada de eso me sirve de disculpa. Me da igual que sea perdonar que abandonar, pero las cartas sobre la mesa son lo único que me proporciona la sensación de orgullo que necesito para estar agusto en mi pellejo. Esto y la misma generosidad que exigo conmigo tenerla yo con los demás. Esto para mí es lo más importante de todo.


    Sobre lo de que una tercera persona, o segunda, me da igual, que tome la decisión de destapar las cartas sin el consentimiento de su amante es un egoísta sin escrúpulos,alguien que piensa que el universo gira a su alrededor.
    Si hay amor, jamás habrá este tipo de mamoneos, porque el amor, por encima de todo, es respeto por el otro, tambien por sus capacidad o incapacidad a la hora de decidir cómo vivir. Ahora bien si en vez de amor, lo que hay es necesidad, adicción, etc, puede salirte cualquier cosa.
    Y si amas, pero además quieres condiciones, que suele ser lo más sano, ponlas y lárgate si no las cumplen, pero no seas tan capulla/o. Mucho me jxxxx lo/as adalides que disfrazan su egoísmo con el rollo de que van en defensa del dolor de los demás...

    También me sale decirte que una vez que ves desmoronarse tu mundo afectivo, que ves que tu amor prefiere alguien que no eres tú, o simplemente que no sabe estar contigo como tú deseas, lo mejor de todo es entretenerte con lo que más te guste e intentar no mirar. El corazón lleva el dolor, pero en ti está el poder de apartar la mirarda hacia otro lugar, hasta que recuperes la capacidad de mirar sin hacerte daño. Cuando te des cuenta te gustarás tanto que no te podrás aguantar, jajajajajajaja.

    Por estas situaciones pasamos todo/as...Así que no solo te pasa a ti de tó, lo siento :)

    Besos , Así

    ResponderEliminar
  13. Te das cuentas? menos mal que ya te había metido el rollo Lenka, al que yo me pude apuntar, jajajajajaaa

    ResponderEliminar
  14. Sí es lo que parece12 febrero, 2010

    Sra de Zafón: jejeje con todo esto que tenenos entre unos y otros casi casi podemos escribir ya un libro (gordo)

    Todo se resume a mi entender (y basándome también en tus palabras)en que si hay AMOR, el de con mayúsculas, no hay lugar para terceras personas, ni engaños, ni nada. Si tienes la buena o mala suerte de enamorarte de otro/a si de veras has querido al o la anterior, no engañarás o al menos no repetidamente e intentarás hacerle sufrir lo menos posible

    Mil gracias a todos por comentar.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Sí es lo que parece12 febrero, 2010

    Elvira: sí, mala intención, para echar un pulso al destino y saber si ganará la partida o no..ay!

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Lee lo que dicen lenka y Zafona y ale, justito como lo hubiera dicho yo pero con mis teclas...

    ResponderEliminar
  17. Pues mira, Zafo, yo también coincido contigo. Ante una situación delicada o dolorosa creo que lo mejor es hacer aquello con lo que te sientas orgullosa. Estarás triste, jodida, hecha polvo, lo que sea, según decidas. O feliz. Lo que tenga que ser. Pero te mirarás al espejo defrente y pensarás: Ole. Y hasta si ese orgullo (del bueno, se entiende) va acompañado de dolor... el dolor pasa. Pero ese Ole te acompañará siempre. Te querrás más, te habrás respetado, te habrás sido fiel! Eso suma muchos puntos a la recuperación y a la autoestima. Y sí, jajaja, es que no te podrás ni aguantar!

    Porque en la vida puede haber grandes amores, y pequeños, y fugaces, y mezquinos, mejores y peores, y hasta grandiosos. Pero la única persona que estará contigo SIEMPRE, desde el primer segundo hasta el último aliento, e incluso más allá si es que hay algo después, eres TÚ. Y por eso creo que a ti mismo es a quien debes el mayor respeto y el mejor cuidado. A TI. Sin entrar en egolatrías (que mucha gente lo confunde) TÚ eres siempre quien más debe quererse y respetarse. Y es que es normal. Así se es mejor persona, más feliz, más generoso... mejor en todo, vaya. Estoy segura, porque me costó aprenderlo, pero funciona!

    ResponderEliminar
  18. De todas formas, no dejes que el rencor te llene la vida.
    Pensar lo bonito que fue el tiempo que duró, es una delicia.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Aquí: está perdonado, no podría estar en paz conmigo misma si mantuviese el más mínimo rencor. Sólo queda una herida que cicatrizará con el tiempo. Y no puedo negar que hubo un tiempo en que fue bonito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar