Seguidores

jueves, 3 de agosto de 2017

Una Vida en un Año


A estas dos imágenes las separa exactamente un año si hablamos en tiempo real y un abismo absoluto si hablamos de espacio metafórico. Creedme cuando digo que en tan solo un año, ha transcurrido toda una vida entre esas dos fotografías.

En apenas dos meses a la chica de la primera fotografía le cambiaría la vida por culpa un diagnóstico, el del cáncer de mama. Para la mujer de la derecha ahora la vida es continuo cambio y adaptación al mismo. 

Entre ambas hay diferencias, no se si 7 o más, no sé si sería capaz de encontrarlas todas, solo sé que su cuerpo, su aspecto físico ha variado (unos kilos de más, bastantes pelos menos, alguna que otra nueva cicatriz, marcas en piel y uñas recuerdo de la batalla...) La más "pelona" echa de menos la inocencia o ignorancia de la "niñatilla" de hace un año, su engañosa sensación de inmortalidad, su agilidad, su impulsividad...cosas que ha perdido por el camino de la enfermedad. Por otro lado la del "melenón" debe admitir que envidia la paz interior, la reflexividad, las ganas de vivir y de luchar por y para ella misma, la capacidad para relativizar y el valor en general de la otra chica

Yo sinceramente quiero a ambas por igual y agradezco a las dos todo el esfuerzo que han hecho hasta llegar aquí. A la primera la guardaré en un lugar muy especial de mi corazón y hasta recordaré con cariño sus preocupaciones absurdas y sus ganas de correr tras el mañana. A la segunda a la que le ha tocado librar una de las peores batallas de la vida solo la mantendré vigilada para que siga manteniendo clara la meta (vivir 100% cada día) y no se me distraiga por el camino con las cosas que no lo merecen y, sin que se le suban los "humos", le diré a menudo que me siento muy orgullosa de ella porque ha superado con creces las expectativas que tenía en ella...en mi.

Bueno pues ya me he desvirtualizado un pelín nunca mejor dicho en este caso ;) 

7 comentarios:

  1. Salvo en el pelito corto, no noto diferencias. jaja.
    Estás preciosa.

    Recuerdo. Ahora recuerdo qué hace algunos años, te dediqué una entrada sobre la mala racha que vivías en aquel momento.

    Recuerdo que decía: "las cosas vienen mal algunas veces. Hay años de cuatro inviernos y te ha tocado uno. Llegarán los tiempos de cerezas"
    Vuelvo a decir igual que entonces.

    Besos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable mi Luna. La verdad es que físicamente lo que mas salta a la vista es el pelo y vista por detrás el trasero jejeje.

      Aunque nací en invierno prefiero mil veces el verano...y si encima me persiguen esos 4 o 5 inviernos...ya no te cuento.

      Pasará, algún día pasará.
      Besosss

      Eliminar
  2. Es inevitable notar alguna "pequeña" diferencia entre las dos imágenes.. por las gafas de sol, sobre todo..
    Pero bueno, la enfermedad y los tratamientos agresivos es natural que se refleje, pero te diré que no tienes motivos para no aceptar que todo volverá poco a poco a su estado normal, y que tu nueva actitud ante la vida no es incompatible con la espontaneidad, la impulsividad y la frescura de tu anterior yo. También están ahí.....
    Pero demos tiempo a todo, eso sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Euclides, aqui entre tu y yo...es que esas gafas con pelo corto no pegan jejejeje Soy presumida hasta en condiciones adeversas.
      Es verdad a veces la prisa me puede y me tengo que obligar a ir despacio y dar tiempo al tiempo...al menos para volver a encontrarme (con o sin gafas, con o sin melena)

      Un abrazo enorme.
      Felices ultimos dias de Agosto

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Euclides. Las gafas.
    hazte una con gafas de sol y no notaremos la diferencia.

    Te sigo viendo preciosa
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciasss apañá! !!

      Buscaré una foto con mis gafas molonas ;)

      Eliminar